INVITACIÓN POLÍTICA AL CONGRESO FUNDACIONAL DE LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA ANARQUISTA

0
427

Dos años después de presentada la convocatoria para la perspectiva de creación de una Organización Política Anarquista por parte de cuatro colectivos anarquistas de Atenas («Círculo del Fuego», «Local Antipnea», «En camino», «Anarquistas por la Liberación Social»), el proceso de diálogo precongresual ha culminado.

La convocatoria inicial fue acompañada por una serie de colectivos que respondieron y se comprometieron en un marco político que fue plasmado en siete puntos básicos. La aceptación de estos puntos supuso la condición para participar en el subsiguiente proceso de conformación:

Α. La invitación se dirige a grupos políticos anarquistas (y no individuos), quefuncionen con procedimientos libertarios, se posicionen colectivamente sobre lascuestiones de la explotación y la opresión, se refieran en sus aspiraciones a la revolución social y se sitúen abiertamente contra el estado y el capital.

Β. Se dirige a colectivos anarquistas que entiendan la dimensión de clase de la lucha, excluyendo de su seno a quienes obtengan plusvalía en términos materiales.

C. La organización política anarquista deberá construirse sobre concepciones políticascomunes y acuerdos lo más cohesivos posible, de manera que sea posible trazar estrategias de lucha a largo plazo. La creación de una organización que cubra al«ámbito» anarquista no entra en nuestros deseos. La organización política anarquista que perseguimos es parte del movimiento anarquista/antiautoritario en general, funciona dentro de este e interactúa con él.

D. La organización política anarquista deberá intervenir continua y coherentemente en el plano político central.

Ε. La organización política anarquista deberá orientarse al desarrollo de un movimiento social y de clase emancipado y organizado, con el cual interactuará un movimiento anarquista organizado.

F. La organización política anarquista deberá posicionarse a fin de ser capaz de crear un programa anarquista que constituya nexo de unión entre la lucha cotidiana y las aspiraciones finales de la anarquía y el comunismo (libertario).

E. La propuesta de una organización política anarquista no apunta a reducir la autonomía de los grupos, ni promueve la lógica de su autodisolución en una organización de masas. Por el contrario, el colectivo anarquista deberá ser la célula de la organización anarquista.

A lo largo de todo este tiempo, la mayoría de los colectivos que han tomado parte en el proceso a nivel de toda Grecia han presentado por escrito sus posturas sobre los principios, los posicionamientos, los finalidades (tácticas y estratégicas) y el modo de funcionamiento del proyecto de organización. Sobre dicho material político se han realizado ocho encuentros a nivel de Grecia a fin de registrar un marco inicial de acuerdos y determinar la metodología mediante la cual conformar un plano político, lo más cohesionado posible, sobre el cual establecer la Organización Política Anarquista.Asimismo, tenían por objetivo definir el proceso que seguiría al debate precongresual y llevaría al congreso fundacional.

A través de una inusitada experiencia de elaboración e interacción entre colectivos anarquistas, y además a nivel de toda Grecia, sobre múltiples cuestiones, se ha conseguido conocer en gran medida los posicionamientos y finalidades de cada colectivo, las experiencias de su participación en las luchas sociales y de clase, la concepción que exponen en ellas y la dirección que debe seguir la lucha política anarquista hacia el horizonte de la revolución social. Se ha profundizado en los acuerdos, han cristalizado las diferencias a la vez que han aflorado importantes desviaciones del marco de compromiso inicial de los siete puntos. En este largo periodo de debate, cohesión y diferencias, se decidió tanto la continuación o no en el proceso por parte de cada colectivo, como la posibilidad de su convivencia en un proyecto organizativo.

El producto colectivo compuesto a partir de estos procesos es el acervo político y la riqueza de toda esta trayectoria. Considerándolo la base política elemental sobre la cual puede construirse la Organización Políttica Anarquista, se presenta como el texto estatuario a aprobar en el congreso fundacional, ya que refleja la más amplia capacidad de convergencia a nivel de principios/posicionamientos/finalidades/estructura organizativa entre todos los colectivos anarquistas que han participado en este intento de organización -pero siendo al mismo tiempo consecuente con el marco político inicial de los siete puntos que se marcó desde un principio como orientación colectiva.

Hoy, en un periodo de crisis global del sistema, el estado y el capital se encuentran en un permanente proceso de reestructuracion, habiendo hecho su ataque al adversario extensible a la sociedad con la imposición de condiciones de explotación y opresión cada vez más insufribles, empujando a la pobreza y la miseria a sectores de la sociedad cada vez más amplios, y privándolos de los bienes sociales más elementales; con la destrucción y el saqueo del mundo natural en nombre del desarrollo; con el impulso del papel de las fuerzas represivas y los mecanismos de control y supervisión; con el intento de amordazar toda voz de resistencia, reprimiendo brutalmente y aterrorizando a la gente que lucha, difamando o silenciando las luchas e intentando aislar a quienes oponen obstáculos a los planes del poder; con la migración forzosa y los miles de asesinatos de emigrantes y refugiados en las fronteras y en el interior de las grandes ciudades occidentales, las ejecuciones a sangre fría por parte de las fuerzas policiales, los asesinatos de obreros en las galeras de la patronal que rebautizan de «accidentes laborales».

A nivel global es cada vez más evidente la tendencia del poder a imponer el absolutismo moderno para la plena sumisión de lxs de abajo. Se trata de la ofensiva antisocial de un sistema político-económico en quiebra que no se encuentra simplemente en crisis, lo cual es una característica estructural que le es inherente, sino en estado de descomposición. Frente a él se alzan las resistencias de lxs oprimidoxs, resistencias que aspiramos a que se hagan colectivas. Frente a la lógica sin salida de la delegación, planteamos socialmente y en términos realistas la perspectiva colectiva del mundo de la igualdad, la solidaridad, la libertad.

En este marco, la necesidad de organización de la lucha política anarquista, mediante la mejora de sus estructuras y procesos, sigue siendo oportuna e imperiosa. El modelo aformalista ha sido durante bastantes años el modo fundamental de organización de una gran parte de lxs anarquistas. Elegido en un entorno social y político completamente diferente, consideramos su propuesta organizativa insuficiente, especialmente con respecto a las circunstancias actuales. La colaboración ocasional entre grupos anarquistas y compañerxs aisladxs, la improvisación, la combatividad y el carácter decidido son elementos que han sido dominantes en el «ámbito» anarquista griego y que por una parte han contribuido a construir un espacio político vivo y múltiple que ha dado lugar a acontecimientos importantes y ha planteado respuestas dinámicas al sistema estatal y capitalista, pero por otra parte ha revelado muy claramente sus limitaciones concretas. La incoherencia, la falta de compromiso, la ausencia en los procesos del movimiento y el funcionamiento del “ámbito”, a menudo, en términos sociales de grupo de amigxs y no en base a criterios políticos, conforman un espacio que contribuye limitadamente al contraataque social y de clase, sin ser capaz de superar los límites de la fragmentariedad y la denuncia, la revuelta y la insurrección. Nuestro objetivo es superarlos, a fin de trazar una estrategia a largo plazo, de que las finalidades de la lucha anarquista adquieran mayor profundidad, pueda crear conciencias, establecer las condiciones necesarias y plantear a la sociedad una propuesta realista para el derrumbe revolucionario del estado y el capital».

La necesidad de definir las directrices básicas de la lucha que servirán tanto a los objetivos a largo plazo como a corto plazo constituyen la base sobre la cual estamos llamados a dar nuestras respuestas organizativas. Por ello se nos plantea como opción estratégica el objetivo de trabajar hacia la creación de la Organización Política Anarquista que será vehículo de lucha en las continuas batallas de la guerra social y de clase. La comunicación-debate estable en el seno de una organización ayudará a coordinar y posibilitar la organización de movimientos masivos y dinámicos, a reforzar la solidaridad, a trazar una estrategia común en las luchas sociales de clase, a intervenir con continuidad y coherencia en el plano político tanto a nivel de Grecia como local, y a crear una nueva propuesta política que incluirá el horizonte de la organización social de las personas en una sociedad antiautoritaria.

Perseguimos, pues, la creación de una Organización Política Anarquista de carácter federal, cuyas células serán los colectivos que funcionarán en una estructura horizontal. Una organización establecida sobre acuerdos políticos suficientes y de cohesión entre colectivos anarquistas, que conformarán su movimiento político unitario a nivel de Grecia a través de órganos colectivos en los que coexistan en plena igualdad. Una Organización Política Anarquista que pueda contribuir a crear un movimiento cohesionado de carácter radical. Que ponga freno a todo intento de manipulación, usurpación y mediación de las luchas sociales y de clase y a todo intento de incorporación por parte del reformismo. Que plantee con claridad la cuestión de la revolución social como la única salida realista de lxs de abajo para librarse del poder de una vez por todas, y conecte las luchas parciales con la finalidad revolucionaria global del derrumbe del estado y el capital.

Invitamos a los colectivos anarquistas que sientan la necesidad de participar en una organización política con objetivos y marco político comunes, al congreso fundacional que se celebrará en Atenas el 7 y 8 de noviembre. Por una difusión más profunda del horizonte colectivo anarquista por el paso a una sociedad de justicia, igualdad, libertad y solidaridad. Por la contribución de la lucha política anarquista a la emancipación social y de clase. Por la revolución social y la construcción de un puente entre la lucha cotidiana y el horizonte de la anarquía y el comunismo (libertario).

NINGÚN OTRO MUNDO ES POSIBLE MIENTRAS EXISTA EL ESTADO Y EL CAPITALISMO

ORGANIZACIÓN Y LUCHA POR LA REVOLUCIÓN SOCIAL, EL COMUNISMO (LIBERTARIO) Y LA ANARQUÍA

colectivo por el anarquismo social “Rojo y Negro” (Salónica)

grupo anarquista “Caballo sin riendas” (Patras)

grupo anarquista “Dinamitera” (Patras)

colectivo anarquista “Círculo de Fuego” (Atenas)

colectivo anarquista “Ómicron72” (Atenas)