Saludo en el segundo encuentro de mujeres que luchan

0
890
Amados compañeros zapatistas mujeres, 

Amadas mujeres que luchan en todo el mundo 

En la primera reunión internacional de mujeres, en el territorio zapatista rebelado en marzo de 2018, hicimos algunas promesas. Primero, prometimos seguir con vida, lo que significaba seguir luchando, no cerrar los ojos, no callarnos. Hemos tenido éxito en esto. Hicimos otra promesa: tomar todas aquellas cosas que escuchamos y aprendimos en esa reunión en la medida de lo posible, no solo para guardarlas para nosotros mismos; Compartirlas con los compañeros y los socios, decir de cuántas maneras el mundo es más grande de lo que a veces pensamos, pero también es común, colectivo, y cómo en todas las cosas que pensamos, en lo que soñamos, en lo que estamos ansiosos, no estamos solos. E hicimos todo lo posible, con eventos en muchas ciudades aquí en Grecia, con traducciones, textos, discursos, eventos, debates. Y un año después, en las protestas del 8 de marzo de 2019, estábamos frente a la embajada de México y frente al parlamento en Atenas, en las calles de Tesalónica y Patras, encendimos señales de humo que simbolizan la chispa que prometimos llevar y gritamos “En Grecia, México, Rojava y Turquía, la lucha de las mujeres por la libertad”.

Pero también prometimos una cosa más. No podemos seguir eso y queremos decir por qué: Prometimos que volveríamos y seríamos más de nosotros, sin importar qué tan lejos, e incluso si dos de nosotros fuimos deportados la última vez, volveríamos. Pero lo que está sucediendo aquí ahora, en esta parte del mundo en que vivimos, no nos permite. 

Desde el verano, una campaña represiva generalizada ha estado en marcha contra el movimiento anarquista, las ocupacciones, las estructuras autoorganizadas para la vivienda de refugiados y migrantes, el mundo de la solidaridad, contra las resistencias sociales y de clase. Una campaña que es la punta de lanza del ataque del Estado y los jefes contra las bases de la sociedad, dirigido a aterrorizarlos y disciplinarlos, por el ataque sin obstáculos de la barbarie estatal y capitalista. El propósito de la audaz violencia estatal y la propaganda de los medios ideológicos que lo acompañan es, por un lado, tomar la revancha por los levantamientos sociales que lo precedieron, como en diciembre de 2008 después de que la policía asesinara a Alexis Grigoropoulos, de 15 años. Atacar en el barrio de Exarcheia, que es una barricada permanente contra los planes de la autoridad, abolir el asilo universitario que funciona con el tiempo como punto de encuentro para las personas que luchan y evacuar las ocupacciones que representan el epicentro de la autoorganización de clase social, la resistencia y la solidaridad. A través de estas huelgas, sin embargo, el Estado quiere principalmente desarraigar los puntos de referencia y la actual puntualidad de los accesorios revolucionarios, para detener los disturbios del mañana; los disturbios que se están llevando dentro de una realidad, donde el sistema en quiebra no tiene nada que prometer más que la miseria y el miedo, el brutal saqueo de las sociedades 

Desde el verano, el estado ha estado atacando las ocupacciones y ha evacuado docenas de sitios. Algunos de estos son ocupacciones que albergan refugiados e inmigrantes mujeres, mujeres, niños y hombres, procedentes de zonas de guerra, de Siria, de Afganistán, de Irak, de países de África, personas que han logrado cruzar la sangrienta frontera de la Fortaleza Europa. Al amanecer, policías blindados entran en los edificios, que la solidaridad se ha convertido en áreas de la vida autoorganizadas, y arrestan a las personas, las amontonan en camionetas policiales y las llevan a campos de concentración, donde están destinadas a ser encerradas, detrás de alambre de púas, en condiciones atroces y donde muy a menudo acecha la muerte. Recientemente, Taryye Faryk de Afganistán murió en el campamento de Moria, rodeado de llamas, y un bebé que dormía en una caja de cartón murió bajo las ruedas de un camión. Los niños refugiados que vivían en las ocupacciones son retirados por la fuerza de las escuelas a las que asistieron, sus juguetes son arrojados a la basura por la policía y los empleados municipales, las mujeres y los hombres que vivían allí son nuevamente desarraigados para volverse invisibles.

 En la línea del fuego del estado están las ocupacciones políticas y de vivienda anarquistas, donde las personas viven y crecen colectivamente, en contra de la norma de la propiedad y el exterminio para los pobres del chantaje de alquiler. Espacios de acogida de colectivos y asambleas que compiten con el mundo de la dominación, lugares donde nacen la solidaridad y la intervención social, contra la mediación y la resignación. Es por eso que han sido sometidos a repetidos ataques inflamatorios y asesinos por parte de bandas partidistas fascistas con cobertura policial, y es por eso que el estado quiere eliminarlos. Por el momento, el Ministerio de Orden Público ha emitido un ultimátum para abandonar nuestros espacios, con la amenaza de que la policía invada, que seremos arrestados y juzgados. Pero no nos vamos. Hemos dicho que frente a la represión estatal no habrá tradición ni tregua. 

Para tal espacio, una de nuestras ocupacciones en Atenas, queremos contarles una historia: una vez recibimos a un compañero indígena de Chiapas que vino a nuestra ciudad para contarnos sobre las luchas de las mujeres. Y la miramos con gran respeto, reconociendo las duras condiciones en las luchas, y pensando que aquí puede ser más fácil. Pero en ese momento, cuando estábamos comiendo juntos en la ocupaccion, parecía muy conmovida, y tal vez un poco triste para nosotros. Entonces, nos dijo que ve lo difícil que es vivir en esta ciudad, porque no tenemos tierra, no tenemos nada, los pobres no tienen nada, y para encontrar la comida que compartimos tenemos que ir a trabajar para los jefes. Y no hay escuelas autónomas, ni laboratorios, ni comunidades. Y miró con aprecio este edificio que hemos ocupado, los carteles en las paredes y los espacios que hemos construido juntos, y dijo que ve que esta es nuestra propia autonomía en “condiciones tan difíciles.” No regalamos estos espacios, porque esta es nuestra base de operaciones, nuestras comunidades. Los defendemos, luchando no solo por esos espacios sino por lo que representan: la capacidad de las personas para vivir sin poder y explotación, la posibilidad de una sociedad sin patrones políticos y económicos, sin prisiones, campamentos y fronteras. Entonces, hacemos esto quedándonos despiertos por la noche y preparándonos, sabiendo que para cuando crezca la luz, todos los días, podrían venir helicópteros y el ejército de la policía. Es por eso que estamos celebrando reuniones y protestas. Y organizamos eventos con los que hablamos y con los que nos reunimos con otros hombres y mujeres, hacer sugerencias, escribir y hacer planes. Y nos inspiran las mujeres indígenas de Chiapas que están empeñadas en el ejército mexicano que invadió sus comunidades con sus propias manos. De las mujeres de Oaxaca, de las pequeñas palestinas, de las mujeres mapuches, de las mujeres de Rojava, de todas las mujeres que conocimos en la reunión anterior, de las mujeres en Chile que desafían el terrorismo policial, en Brasil, en Ecuador. 

También debemos decirles que, como parte de esta campaña represiva, áreas enteras están bajo constante ocupación policial. En el barrio de Exarheia, en Atenas, se han instalado pelotones antidisturbios de forma permanente, aterrorizando a los residentes y participando en amenazas sexistas y ataques contra niñas y mujeres que viven y se mueven por el área. Los pelotones marchan como intrusos y ocupantes en las calles, fuera de casas, cafés y lugares, contaminando nuestros días y noches con el sonido de sus botas y radio, imponiendo la militarización de la vida cotidiana. El acoso sexual es una práctica metódica y una herramienta para consolidar este tratado. De camino a casa, al trabajo o a la escuela, cuando vamos a asambleas o simplemente caminamos, se intenta imponer un tratado en el que nos vemos obligados a pasar frente a matones uniformados para supervisar nuestros movimientos, comentar nuestra apariencia, abusar de manera sexista, avanzar hacia nosotros, vigilar nuestros caminos, intimidarnos y asustarnos. Al mismo tiempo, atacan a quienes se resisten a la represión estatal, utilizando metódicamente la violencia sexista como medio de humillación y disciplina. Una violencia que busca castigar y educar a mujeres que, como tales, han optado por levantarse. Sus ataques sexistas y homofóbicos contra mujeres y hombres, incluida la práctica de desnudar a los detenidos y golpearlos desnudos incluso en público, realizar violaciones virtuales contra manifestantes, intentar atacar en todos los sentidos la dignidad y la integridad física de los combatientes, son herramientas en el intento de dominar la brutalidad estatal, paraestatal, capitalista y patriarcal. 

Lo que sabemos desde hace tanto tiempo, la mayoría de la gente ve ahora: la violencia sexista patriarcal no es un fenómeno que se origina espontáneamente sino que se promueve, practica y legitima institucionalmente. La violación, el asesinato, el abuso de mujeres, el tráfico, su reivindicación por parte del poder judicial y la incriminación de las “víctimas” son parte del canibalismo social, parte de la soberanía y división del cuerpo social. Es violencia institucional en el cuerpo social. Y la violencia institucional no es una desviación de la mala gestión del poder. Es una herramienta sistémica, para aterrorizar a la población, para que nadie se atreva a resistir. Y vemos que incluso las entidades oficiales que quieren hablar sobre la “violencia de género” guardan silencio sobre la violencia policial en mujeres que luchan, guardan silencio sobre las prácticas sexistas de disciplina de las mujeres, guardan silencio sobre los ataques sexistas contra hombres y mujeres manifestantes, destinados a humillarlos. 

Es por eso que estamos aquí de pie delante de ellos y como mujeres somos, como cuando hicimos nuestro propio bloque y nos alineamos frente a ellos, con banderas en nuestras manos y pañuelos en nuestras caras. Por eso creemos que es importante que estas prácticas de poder se denuncien y no se oculten. Y sabemos que eso no es suficiente, la queja, que no estamos luchando para decorar y humanizar la brutalidad, sino para revocarla. Mientras escribes: Para estar libres de este sistema, del cual la violencia de género patriarcal es un medio de reproducción, debemos destruirlo.

Pero es por eso que tenemos que estar aquí ahora mismo. Porque todo lo que está pasando tiene muchas demandas y mucho trabajo, y no podemos permitir que los hombres lleguen a fin de mes por su cuenta. Porque a veces cuando estamos encerrados en celdas, somos nosotros quienes comenzamos la canción y a veces nos reunimos más fácilmente para escribir un anuncio. Porque cuando los niños protestan desde la ocupaccion de refugiados y pasan por los pelotones, queremos tomar sus manos. Y en las marchas, algunos de nosotros tenemos voces muy, muy fuertes y hermosas y comienzan consignas, y sin ellas, no sabemos cómo resonarían las calles. Y debido a que la policía, que quiere que tengamos miedo como mujeres, no estemos en las ocupacciones, asambleas y marchas, no queremos que sean alentadas al ver que nos hemos ido. Por supuesto, todo esto es una exageración porque no todos vendríamos, sino solo unos pocos. Pero es también que no queremos dejar el uno al otro en este momento. 

Es por eso que queremos que sepas que ostensiblemente no cumplimos una promesa, y esta vez no pudimos llegar allí. Pero mantuvimos la gran promesa que hicimos, de luchar juntos, de conectar nuestras luchas, incluso cuando no nos vemos y nos tocamos. Enviamos nuestro más cordial saludo a las mujeres zapatistas, a todas las comunidades zapatistas que celebrarán 26 años de levantamiento en el Día de Año Nuevo y a todas las mujeres que luchan contra la violencia estatal, capitalista y patriarcal.

 Grupo de mujeres contra el patriarcado – Organización Política Anarquista –Federación de Colectivos-

28 de diciembre 2019- Grecia

http://apo.squathost.com/6356-2/